REVISTA "RAÍCES DE PAPEL" Nº 12 (2014)

lunes, junio 29, 2009

LIBRO "ECO DE NIÑO PARA VOZ DE HOMBRE" de Juan Calderón Matador (Descarga Gratuita)


AL LLEGAR EL VERANO, EL COLECTIVO LITERARIO TIRARSE AL FOLIO, Y YO MISMO, NOS TOMAREMOS UN TIEMPO DE DESCANSO ANTES DE RETOMAR NUESTRAS ACTIVIDADES HABITUALES. COMO MUESTRA DE GRATITUD A TODOS LOS SEGUIDORES DE ESTE BLOG Y A LOS AMANTES DE LA POESÍA, OS DEJO EL PEQUEÑO REGALO DE MI POEMARIO: ECO DE NIÑO PARA VOZ DE HOMBRE, QUE PODREIS DESCARGAROS DE FORMA GRATUITA. OS DESEO A TODOS UN BUEN VERANO.

JUAN CALDERÓN MATADOR


Enlace para la descarga del libro

http://sites.google.com/site/juancalderondescargas/Home



miércoles, junio 17, 2009

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE JUAN CALDERÓN MATADOR "LA NOCHE QUE MURIÓ PACA LA TUERTA" (16-06-2009)


JUAN CALDERÓN presentó el pasado 16 de junio de 2009 su último libro "La noche que murió Paca la Tuerta", en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles. La presentación estuvo a cargo de José López Rueda, y la presidencia a cargo del vicesecretario de la asociación, Emilio Porta.





video
Presentación Emilio Porta
video video video video video video
Presentación de José López Rueda

viernes, junio 05, 2009

SOBRE EL LIBRO "LA NOCHE QUE MURIÓ PACA LA TUERTA" POR ALEJANDRO DE DIEGO


LA NOCHE QUE MURIÓ PACA LA TUERTA
Alejandro de Diego Martín

Título: La noche que murió Paca la tuerta
Autor: Juan Calderón Matador
Editorial: Ediciones Cardeñoso
127 páginas

A quien le guste un tornado, la asfixia de un sol tórrido, unas aguas bravías, el hielo profundo de una noche de invierno, un granizo inmenso, una luna llena, llena, llena que lea a Calderón, a Juan Calderón. Estamos en presencia de un libro de relatos, veinticinco para ser exactos, en donde la quietud brilla por su ausencia. Obviamente los sobresaltos son domésticos y hay que realizar un pequeño esfuerzo creativo para visionar escenas próximas a la locura; no obstante, la locura del prosista es cuerda, se puede asir. Fácilmente contagiosa por ser humana, se identifica con el ansia de vernos libres, libres de todo y de todos.

Enmarcado en la tradición popular, nuestro autor pronto se desmelena haciendo estallar los diques que sujetan su creación. Revienta las compuertas de la presa y lanza al mundo un torrente de imágenes alocadas, deseosas de hacerse notar. Las aguas tranquilas del poeta (Calderón es fundamentalmente poeta), al verse libres, no se contienen. Dando rienda suelta a su libre albedrío utilizan su pluma para despertar al mundo de una literatura de letargo. En el caso que nos ocupa se muestra un mundo interior ingobernable e insondable y, aunque el autor trata de llevarlo por el mismo cauce de las aguas remansas, no lo consigue, porque así no es Calderón, contenido no es en el papel y es de agradecer, ya tenemos bastante con los usos y costumbres de la vida real.

Dentro de las muchas facetas de expresión artística que, me consta, goza el autor, vamos a seccionar el libro por sus más representativas; en cada una de ellas colocaremos cinco naipes como en el juego del póquer, la combinación ganadora queda al gusto y envite del lector. Agrupar los relatos no tiene otra pretensión mayor que buscar, dentro del desconcierto existencial por la abundancia de temas, un camino que nos aproxime a sus reivindicaciones como escritor.

Como artista pintor que es, el autor nos descubre a Oveguetren, el mostruo de la guerra, una metáfora de la dirección que pueden tomar los acontecimientos si nos comportamos como borregos. Pretende captar en sus lienzos la inexistencia del tiempo y en consecuencia la inmortalidad. Es la trama que subyace en El Corazón de Hipólito, donde los desvaríos de un anciano consiguen el amor de una muchacha. Con un pequeño boceto nos construye una escena en un andén, es el relato de La Mujer de la Boquita Roja, donde un vidente presencia la muerte de su último cliente, corroborándose la verdad que horas antes anunciaran sus cartas. Visiones, persecuciones, reencarnaciones, transposiciones, La Vendedora de Dibujos, traslaciones, seres en permanente movimiento universal, apariencias y ausencias. En Lámpara Gótica los artilugios luminosos cobran vida al amparo de la energía eléctrica y se convierten en carnívoros.

Desde el punto de vista de la musicalidad, el prosista crea pequeñas melodías para lograr una sinfonía total, es el caso de El Chino del Libro Rojo, en donde por metamorfosis de la vista nos saca del libro rojo historias y más historias hasta configurar un solo cuento. Con todo un requiebro artístico digno del más allá, Calderón rompe con la estructura básica del relato, en El Aviso, y nos resuelve el conflicto antes de que se plantee, es el aplauso final antes de la interpretación. Luchar por detener el tiempo como empeño inútil, es el caso del micro relato Edad. Somos evolución, parte integrante del movimiento universal, detenerse es morir y desaparecer. Desde algún lugar llegaba una lejana melodía, nos dice el autor en Encuentro Navideño, un supuesto infarto de soledad es la excusa empleada para recordarnos que el tiempo pasado jamás volverá. Como si se tratara de la canción de la vida, en Voz de Otoño, una mujer niega la evidencia del envejecimiento, tras varios estadios, al final triunfa la verdad del espejo.

La poética también aparece, es el caso de un Rastro de Soledad, aquí el autor sale en defensa de la infancia, maltratando a su vez el mundo trepa de las artistas. En Julieta de las dos Lunas, realidad y ficción conviven sin saberse quien es quien, se trata del tan anhelado amor, que unas veces vive en el mundo soñado y otras es un sueño hecho realidad. Personajes que salen de los libros para estrangular a su creador, esto sucede en El Libro de los Mensajes, Calderón, en este relato, da un paso más en la literatura universal al endemoniar los libros y atribuirles maléficos poderes. Asistimos atónitos al mundo obscuro de la muerte como salvación de la vida en El Rectángulo Barroco. El autor impone soluciones satisfactorias para desgracias y desdichas, micro relato Reencuentro, aunque para ello no dude un instante en crear nuevos mundos imaginados.

El teatro está presente en la noche que murió Paca la Tuerta, el prosista elige a Genaro para hablarnos en primera persona y recordarnos la leyenda de Pantaruja, que él aprendió siendo niño en su Alburquerque natal. En el Santito de la Sangre, utiliza el mundo del sida para recuperar al padre Miguel y hacerle partícipe de un milagro. Recurre nuestro autor al mundo mágico para poner orden y hacer justicia en la cotidianeidad de nuestras vidas, por culpa de una promesa incumplida en Piso en Venta. Subyace en nuestro autor un deseo permanente de hacer justicia, Y Por Fin Salió del Pozo, trata de una reencarnación concebida exclusivamente para vengar a una madre asesinada. Un amuleto africano cambia la apariencia de los seres, Sin Esperanzas, los humanos pasan a ser perrunos y viceversa, sólo en su aspecto exterior, escenas que nos conducen a la comedia.

Llegado el momento del intérprete y cantante, nuestro literato toma las riendas del asunto como narrador protagonista; su atrevimiento es total, sin ningún tipo de fronteras, así ocurre en El Gobernador del Cosmos, traspasa lo irreal buscando escenarios nuevos, para ello se deja conducir por los sueños de seres invisibles que ansían fantasías eróticas en orden a asegurar la sucesión en el trono. Canta con voz de mujer, en primera persona, las envidias fraternales, adornándose de las locuras propias de un hospital psiquiátrico, en La Curadita de Espanto. Un accidente laboral con resultado de muerte provoca una decisión urgente en Los Nigerianos; posteriormente, los espíritus, conducen al protagonista hasta el lugar del cadáver. Volvemos a notar en Calderón un deseo bíblico de restablecer el orden impartiendo justicia, en La Mujer de Niebla, la víctima, escritor para más señas, asume su tragedia sin ofrecer resistencia en un delirante convencimiento de la venganza de los espíritus. Por último, en Libro de Poemas, nos ofrece una interpretación, metáfora del hombre libro, que consiste en invitarnos a llenar, escribir y ocupar las páginas en blanco del libro de la vida.

En definitiva, se trata de un libro de relatos claro, conciso y preciso que no deja tiempo para el embeleso. El autor se empeña una y otra vez en trasladarnos las historias a través de fogonazos fotográficos, ideal para leer en el metro o en la sala de espera. Es como un paquete de tabaco, fumar un cigarrillo en la pausa sindical y otro después del café, siempre marcado por los tiempos, pero consciente el lector de que con la siguiente narración se repetirá el mismo deleite.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PUBLICACIONES DE JUAN CALDERÓN MATADOR

PUBLICACIONES DE JUAN CALDERÓN MATADOR

Sirenas de pecho herido (2013)

Sirenas de pecho herido (2013)
mayo 2013

El destino nos ata y nos desata ( 2012 )

El destino nos ata y nos desata ( 2012 )
2012

Los vientos y la guerra (2011)

Los vientos y la guerra  (2011)

Veinte historias amables más un garbanzo negro (2010)

Veinte historias amables más un garbanzo negro (2010)

El señorito Antonio (2009)

El señorito Antonio (2009)

Revista TAF otoño 2009

Revista TAF otoño 2009

Revista TAF verano 2009

Revista TAF verano 2009

Revista TAF primavera 2009

Revista TAF primavera 2009

La noche que murió Paca la tuerta (2008)

La noche que murió Paca la tuerta (2008)

Encuentros en la Parisiena (2008) (Libro Colectivo)

Encuentros en la Parisiena (2008) (Libro Colectivo)

Mirar el arte en clave de poesía (2006)

Mirar el arte en clave de poesía (2006)

Divertimento (2005)

Divertimento (2005)

Eco de niño para voz de hombre (2003)

Eco de niño para voz de hombre (2003)

La voz de Dios (entre el romero) 1997

La voz de Dios (entre el romero) 1997

Agonía de las estaciones (1994)

Agonía de las estaciones  (1994)

Ritos de la memoria (1993)

Ritos de la memoria (1993)

Camino ancho, paso desolado (1977)

Camino ancho, paso desolado (1977)